Impreso   Documentos/Folletos   Llegada   Contacto 

part (1) Salud para el hombre y la naturaleza

Muestra Cesta
test



























Microorganismos √ļtiles y efectivos para una agricultura
.......sostenible y un medioambiente saludable

.....Reportage

El Dr. Teruo Higa, cient√≠fico agr√≥nomo de Jap√≥n, desarroll√≥ una investigaci√≥n de varios a√Īos sobre una combinaci√≥n ideal de ?microorganismos eficaces? para la mejora del suelo de cultivo. Si bien su denominada ?Tecnolog√≠a se utiliza ya con √©xito en muchos pa√≠ses del mundo de forma generalizada, en el entorno Europa a√ļn es poco conocida. En julio de 2002 se celebr√≥ en Suiza el primer ?Congreso? en el que se intercambiaron experiencias y se identificaron nuevas v√≠as en materia de salud para el hombre y la naturaleza. Andrea AMRHEIN pudo respaldado por el organizador del congreso, el Sr. F. W. Gerhardt aprovechar la ocasi√≥n y presentar con el Prof. Teruo Higa el siguiente discurso.
Hace unos 20 a√Īos, el cient√≠fico agr√≥nomo japon√©s, Prof. Dr. Teruo Higa, descubri√≥, con mayor o menor fortuna, la combinaci√≥n ideal de diversas familias de microorganismos para una agricultura sin sustancias qu√≠micas. Entretanto, su ?Tecnolog√≠a? se ha introducido en muchos pa√≠ses - para la preparaci√≥n de suelos y el aumento de la producci√≥n, as√≠ como, p.ej., para el tratamiento de residuos y la eliminaci√≥n de lodos de clarificaci√≥n.

Ahora esta tecnolog√≠a est√° pr√≥xima a asentar las nuevas bases para todos los bioagricultores del entorno germano, y en el entorno de la salud, los ?microorganismos eficaces? del profesor Higa tambi√©n est√°n dando mucho que hablar. ¬ŅEs el comienzo de una revoluci√≥n biol√≥gica para salvar la tierra?

La irrupci√≥n comenz√≥ una noche de oto√Īo de 1981: Como siempre, el profesor Teruo Higa, de unos 40 a√Īos por entonces, experimentaba con diversos microorganismos en su laboratorio ? y de nuevo sin √©xito, como √©l pens√≥. Su mayor sue√Īo, ofrecer a la agricultura mayores producciones mediante un enfoque completamente nuevo y poder renunciar a la qu√≠mica convencional, se revelaba cada vez m√°s como una ilusi√≥n.

En realidad buscaba una aguja en un pajar, y desde hac√≠a a√Īos. Y a decir verdad, desde hac√≠a tiempo ya no estaba seguro si la ?aguja? buscada exist√≠a? como uno de los doce hijos de una familia japonesa poco acomodada, Teruo Higa tuvo que ganarse la vida desde muy temprano y trabajar duramente. Observ√≥ muy de cerca la poca producci√≥n que se obten√≠a de los muchos esfuerzos del trabajo agr√≠cola.

Estas experiencias marcaron su trayectoria profesional posterior, puesto que, a la b√ļsqueda de soluciones que ayudasen a mejorar el destino de los agricultores, fue en principio un defensor convencido de la agroqu√≠mica. Si se quer√≠a ayudar a la agricultura parec√≠a que no se pod√≠a prescindir de los abonos y los productos qu√≠micos para la eliminaci√≥n de las malas hierbas y los par√°sitos. Y todas las visiones de un cultivo natural, como so√Īaban en Jap√≥n desde hace d√©cadas los marginados, fracasaban siempre por un simple hecho: la pobre producci√≥n pese al m√°ximo empleo de mano de obra.

Pero para Teruo se produjo ? con dolor ? el cambio. Mientras que, por motivos profesionales, supervisaba diversos proyectos agrarios en los que se utilizaban grandes cantidades de productos qu√≠micos su salud comenz√≥ a empeorar. Experiment√≥ una debilidad desconocida hasta entonces, aparecieron erupciones en su piel, y tuvo alergias. En un principio se neg√≥ a atribuir estos s√≠ntomas a los productos qu√≠micos con los que trabajaba diariamente de forma intensiva ? cre√≠a que no eran da√Īinos.

Mediante varias observaciones, no s√≥lo en plantas, Teruo Higa lleg√≥, si embargo, a la conclusi√≥n de que demasiada qu√≠mica perjudica finalmente a la agricultura. ?He padecido una grave intoxicaci√≥n por los pesticidas?, contaba, ?y he comprendido que ha de existir una alternativa?. La b√ļsqueda de alternativas hab√≠a dado comienzo. ¬°Debe existir algo que ayude a las plantas y que al mismo tiempo no sea perjudicial para la salud del hombre! Teruo Higa apost√≥ por los microorganismos, tradicionales en Jap√≥n, entre otras aplicaciones, para la fermentaci√≥n de alimentos.

Se inici√≥ un proyecto intensivo de investigaci√≥n, experiment√≥ con innumerables familias de de microbios, devan√°ndose entre el √©xito y el fracaso. Si bien, el profesor Higa siempre lograba unos buenos resultados cuando trataba una planta con diversos microorganismos, nunca consegu√≠a el esperado √©xito radical ? hasta una tarde de oto√Īo de 1981, cuando termin√≥ su jornada despu√©s de un d√≠a m√°s de trabajo sin √©xito en el laboratorio.

Orden√≥ sus materiales como de costumbre, esteriliz√≥ sus herramientas, y tir√≥ en un cubo todas las cepas de microbios con las que hab√≠a estado trabajando. Se trataba de organismos inofensivos e inocuos que hab√≠a utilizado para sus experimentos, y que se pod√≠an tirar por el desag√ľe sin vacilar.

Pero hubo algo que impidi√≥ que el profesor Higa lo hiciera ? quiz√° el pensamiento de cu√°nto dinero se habr√≠a vuelto a derrochar, quiz√° otra cosa. Seg√ļn sus palabras, esa tarde fue al laboratorio y verti√≥ la mezcla de microorganismos, no sin pena, sobre una peque√Īa superficie de hierba.

Ah√≠ conclu√≠an los diez a√Īos de trabajo cient√≠fico de investigaci√≥n. ¬ŅPero se pod√≠a calificar realmente como ciencia lo que el persegu√≠a? Busc√≥ los microorganismos ?ideales? para aplicar de forma √ļtil en todos los √°mbitos agr√≠colas. Cuando se considera que existen pr√°cticamente innumerables familias distintas de microbios, y apenas existen puntos de referencia sobre c√≥mo y d√≥nde encontrar los ?adecuados?, entonces esta b√ļsqueda que llev√≥ adelante el profesor Higa con su proyecto, se deber√≠a llamar m√°s bien azar. Y cualquier tarde de oto√Īo de 1981 parec√≠a de nuevo un d√≠a m√°s que dar por concluido sin haber obtenido la gran recompensa?

Pero sucedi√≥ algo distinto. Una semana despu√©s de haber vertido la mezcla de microorganismos sobre la hierba delante de su laboratorio, el profesor Higa observ√≥ un crecimiento de hierba llamativo y exuberante que aparec√≠a sobre una peque√Īa mancha. En un primer momento pens√≥ que sus alumnos hab√≠an estado experimentando con alg√ļn compuesto, pero luego cay√≥ en la cuenta de que √©l mismo era el autor del peque√Īo milagro.

¡Y vio la luz! La casualidad, la suerte del que se esfuerza, la divina providencia o como se le quiera llamar, habían conducido a un descubrimiento decisivo, que no había surgido totalmente de Teruo Higa. ¡La solución residía en la combinación de microorganismos!

Normalmente cada investigador trabaja siempre con una sola familia de microorganismos.

Ello es as√≠, por un lado, para poder documentar de la forma m√°s exacta cient√≠ficamente sus √©xitos o sus fallos, y tambi√©n, por otra parte, porque la doctrina parte de que distintas familias luchan incondicionalmente entre s√≠ tan pronto como se mezclan. Pero la ?actividad? de los microorganismos perseguida, √ļtil para la agricultura, surge en un principio de una mezcla en la que una familia de bacterias sirve a la otra.

El profesor Higa (1) comenzó también a experimentar con combinaciones. Recogió bacterias de todo aquel que quizá pudiera continuar con el progreso ? de raíces de árboles, Miso (brotes de soja y cereales elaborados y fermentados de forma tradicional en Japón) compost de buena calidad, salsa de soja, etc. ? y las mezcló en su tubo de ensayo. Y pronto se encontró el instrumento más importante para la rápida valoración de los resultados: la nariz.

?Cuando una mezcla comienza a oler mal la eliminaba e intentaba otra de nuevo?, describe el profesor de 59 a√Īos (2) el tiempo decisivo de investigaci√≥n en su bestseller, ?Una revoluci√≥n para salvar la tierra? (3). ?Para las mezclas que parec√≠an ser buenas seg√ļn las condiciones de investigaci√≥n en el laboratorio pasaba al segundo estadio y ensayaba su comportamiento bajo condiciones biol√≥gicas normales en el exterior.

Despu√©s de un tiempo trabaj√© con diversas combinaciones de m√°s de diez familias distintas de microorganismos. Todo me iba bien por el momento, hasta que a√Īad√≠ una √ļnica familia nueva de bacterias ? entonces todo se vino abajo. Esta bacteria provoc√≥ literalmente una guerra entre las bacterias, y en poco tiempo tuve entre mis manos una cosa p√ļtrida, mohosa y maloliente. Realmente no se puede describir de otro modo. Era, en el sentido exacto de las palabras, una competencia feroz entre las bacterias, pero esta guerra de aniquilaci√≥n condujo al descubrimiento de una combinaci√≥n que satisfac√≠a todos mis criterios: ¬°el est√≠mulo y la consecuci√≥n de un crecimiento sano de las plantas con una alta producci√≥n y un mejor estilo!?...

Esta mezcla de cultivos de microbios que el profesor Higa reconstruyó en lo sucesivo de forma dirigida, la bautizó como ?microorganismos eficaces? . A partir de 1982, con la aplicación práctica, se probó que con ellos se había logrado el éxito radical anhelado. En los campos que trabajaron con esta tecnologia, esto es, en los que se obtuvo el medio apropiado para los microorganismos mediante medidas dirigidas, se produjeron incrementos de producción inmediatos de en torno al 30 por ciento, sin agroquímica.

Pero los Microorganismos-efectivos también conquistaron gradualmente otros ámbitos de aplicación. Los lodos de metales pesados y los lodos de clarificación contaminados con sustancias químicas también se tratan como, p.ej., los vertederos o las aguas residuales contaminadas. Desde entonces, el profesor Higa es también asesor científico, entre otros ámbitos, en el pretratamiento para la depuración de aguas en Japón. En este país estos microbios también se utilizan, como también en Tailandia, China, Corea, Taiwán, Filipinas, Myanmar (Birmania), Bangladesh, India, Pakistán, Malasia, Indonesia, Laos y, desde 1993, Vietnam como otra nación asiática.

Desde 1986 los Microorganismos-efectivos tambi√©n se distribuyen en Am√©rica. Entretanto, Alemania, Suiza, Austria, Espa√Īa, Portugal a√ļn siguen siendo pa√≠ses en desarrollo en materia de estos microbios. El profesor Higa realiz√≥ recientemente su primera presentaci√≥n p√ļblica en Alemania: el 24 de agosto de 2000 acept√≥ una invitaci√≥n de la ?Academia para una Vida Natural? (Akademie Naturgem√§√ü Leben) y present√≥ en Oberlahnstein, ante un grupo de expertos y becarios de las Ciencias Agrarias, unos resultados fascinantes de sus trabajos de investigaci√≥n, que abren nuevos horizontes, habiendo investigado una sola fracci√≥n de los microorganismos vivos ? y s√≥lo parcialmente.

Resumiendo, el √©xito de esta tecnologia es atribuible a los siguientes hechos, que a√ļn no est√°n del todo reconocidos cient√≠ficamente:

? En general, existen tres formas de microorganismos, estrictamente generadores, destructores y oportunistas. La √ļltima clase mencionada es ? como en la sociedad humana ? el grupo m√°s grande y se al√≠a siempre con el tipo que predomina en un sistema (?principio de dominancia?).

El tipo de microorganismos que tome el relevo dependerá de las condiciones medioambientales. En la agricultura actual, caracterizada por la utilización de estiércol líquido putrescente, abonos químicos y otras sustancias agroquímicas, predominan sobre todo los microorganismos destructores, con lo que las enfermedades aparecen fácilmente. La tecnología influye sobre el entorno microbiano de una forma tal que los microorganismos generadores pueden predominar.

Los procesos microbianos se dan prácticamente en todas partes, y se puede diferenciar entre procesos oxidativos (aeróbicos) y fermentativos (anaeróbicos) y principio de fermentación?). En los procesos aeróbicos, como el propio nombre indica, está presente el oxígeno, en los procesos anaeróbicos no: Dada la actual contaminación ambiental, la mayor parte de la humanidad, así como la flora y la fauna viven bajo condiciones en las que predomina una oxidación extrema. Dichas condiciones favorecen el surgimiento de muchas enfermedades, hasta el cáncer. Los Microorganismos-efectivos producen los denominados ?antioxidantes? que poseen una notable capacidad antioxidante y que, en consecuencia tienen un efecto positivo sobre la salud y el medioambiente. Cuando hay menos oxidación, la planta puede obtener nutrientes de una forma más sencilla, estimulándose paralelamente los procesos de fermentación anaeróbicos.

Entre los procesos fermentativos (anaeróbicos) se puede distinguir entre una fermentación beneficiosa (= maduración) y una fermentación nociva (= putrefacción). En la putrefacción se eliminan las proteínas de determinados microorganismos, con lo que se originan productos con olor a podrido que son, en su mayoría, tóxicos (amoníaco, metano, etc.) En la tecnología de los Microorganismos-efectivos, la ausencia de microorganismos fotosintéticos se ocupa de que los productos de descomposición se utilicen para la producción de sustancias provechosas. Con ello, el proceso de putrefacción se convierte en un proceso de maduración.
En los procesos de fermentación habrá generalmente menos energía libre que en los procesos de oxidación, que es suprimida con esta tecnologia. Como resultado queda más energía en el suelo o en la planta, con lo que se pueden obtener unas mejores condiciones de producción y contener las enfermedades.
El efecto conjunto de diversas familias de microorganismos complementarias entre sí también contribuye en suma a la generación de un estrato ideal de humus, que es mullido, posee buenas cualidades para la aglutinación del agua (¡importante en épocas de sequía!), es más templado de lo normal (¡se crea un ?microclima" propio que prolonga el tiempo de vegetación unos 14 días!) y que presenta una oferta ideal de nutrientes. Las plantas prosperan así de forma más uniforme, sabrosa y con una mejor forma de lo normal.

Además de todos los campos de aplicación mencionados, También se experimenta con esta tecnologia en otros tantos ámbitos. Se han logrado grandes éxitos en la eliminación de olores (p.ej., en establos), en el reciclaje de agua potable (en donde los microorganismos se vuelven a preocupar de la calidad del agua potable), y sobre todo en el sector de la salud, done el efecto antioxidante (véase cuadro: Los Microorganismos Eficaces en la práctica Antioxidantes) causa cada vez más sensación.

El profesor Higa informó, entre otras cosas, de un prometedor estudio actual que se realizará sobre las víctimas de la catástrofe de Chernóbil en Bielorrusia: ?Las víctimas de la radiación desarrollan en sus fluidos corporales gran cantidad de los denominados radicales libres por un proceso mayor de oxidación. Mediante el efecto antioxidante de los Microorganismos-efectivos existe una posibilidad, pese a la estupidez de liberar una radiación semejante.

La carga de cesio y estroncio ha disminuido en muchos an√°lisis?. ¬ŅProvocar√°n los Microorganismos Eficaces realmente una revoluci√≥n para la salvaci√≥n de la tierra? Sin duda, las investigaciones de Teruo Higa han abierto nuevos caminos. Sin embargo, esta tecnologia no se difunden por s√≠ solos. Nosotros somos los responsables de crear un medio en el que los microorganismos, que son la base de la vida, se puedan utilizar de forma creciente.

En Alemania todav√≠a se utilizan de media 4,5 kilogramos de qu√≠micos agrarios por hect√°rea de terreno de cultivo, y a√ļn se es partidario en el sector de la salud de una idea de la higiene sin objetivos que pretende exterminar todas las bacterias mediante insecticidas qu√≠micos orientados contra la vida ? tambi√©n los denominados "antibi√≥ticos" ? ya que se cree que los microorganismos son ante todo enemigos.

All√≠ como aqu√≠ rige el principio de que el hombre ha de estar en lucha a largo plazo contra la naturaleza. Por tanto, nuestra opci√≥n s√≥lo puede residir en actuar en sinton√≠a con la creaci√≥n. Tambi√©n hemos de conseguir todas las condiciones para que su fuerza vuelva a servir a la generaci√≥n. Dr. agr. Helmut H√ľsgen, Presidente de la "Akademie Naturgem√§ss Leben", formul√≥, con motivo de la apertura del congreso el 24 de agosto de 2000, de forma muy acertada

......................................?¬°Los duendes deben servirnos...
.............................pero nosotros tenemos que servir a los duendes!?

El profesor Higa no sólo ha dejado madurar su trabajo de investigación desde su época de partidario de la agroquímica hasta la de luchador por una agricultura ecológica, sino que el trabajo con y en la naturaleza le ha conducido a muchos descubrimientos con los que proseguir su investigación. Así, nos comenta: ?Todo lo que se pueda imaginar el espíritu humano, sea lo que sea, ya existe en la naturaleza? La ciencia es en realidad sólo un medio y una herramienta para explicarnos el prodigio y la magnitud inmensos de la naturaleza!?

Los ?Microorganismos Eficaces? en la pr√°ctica

El producto de partida de los Microorganismos Eficaces basico, solucón madre

Está disponible comercialmente en forma líquida a un precio económico y puede utilizarse para la creación de soluciones para la mejora de los suelos y la fertilización. ...

El producto de partida de los Microorganismos Eficaces solucion madre, está disponible comercialmente en forma líquida a un precio económico y puede utilizarse para la creación de soluciones para la mejora de los suelos y la fertilización.

Para ello se mezclan 10 ccm de Microorganismos-efectivos basico con 10 ccm de melaza de az√ļcar en ca√Īa y 10 litros de agua, se deja reposar la mezcla 24 horas (para que las bacterias puedan aumentar) y a continuaci√≥n se vierte la soluci√≥n. Se recomienda realizar la aplicaci√≥n por la ma√Īana y si se esperan lluvias. Cuanto peor sea la calidad del suelo m√°s cantidad de producto se deber√° verter.
A partir de los microorganismos-efectivos basico se pueden producir por s√≠ mismos los denominados Microorganismos-efectivos activos ). Para ello se mezclan 30 ccm de la soluci√≥n madre con 30 ccm de melaza de az√ļcar en ca√Īa y 1 litro de agua y se conserva esta mezcla en un recipiente cerrado a unos 25-30 grados cent√≠grados en la oscuridad. Despu√©s de 7 d√≠as, los activos ya est√°n listos para ser utilizados y se conservan unos 14 d√≠as. Para la utilizaci√≥n se diluyen 100 ccm de microbios activos en 10 litros de agua.

Para quien fermente sus restos de cocina y quiera convertirlos en compost eficaz, necesitar√° para ello un cubo de pl√°stico especial que pueda sellarse contra la entrada de aire y algo de Bokashi.
Ambas soluciones están disponibles comercialmente a un precio relativamente económico. El Bokashi (japonés = ?cualquier clase?) se produce con una mezcla de la solución madre líquido y melaza, así como con distintos materiales orgánicos.

Se deja reposar aproximadamente una semana el cubo de plástico estanco al aire con los restos de la cocina (el líquido que se forma en el fondo del cubo se debería evacuar diariamente), posteriormente, un olor agridulce muestra la maduración satisfactoria del material.

Ahora ya se puede utilizar el compost en la tierra del jardín. Para ello, se cavan surcos (preferiblemente entre las filas de simiente o plantas) se introduce el compost y se cubre con tierra.

El l√≠quido que se ha formado en el fondo del cubo se puede utilizar como fertilizante l√≠quido (diluido), pero tambi√©n, p. ej., como desatascador (aunque sin esperar ning√ļn milagro de √©l).

EL Bokashi también se pueden autogenerar de desechos orgánicos del jardín, preferentemente de hierbas secas.

A estos materiales se les da una mezcla de los microbios basico, melaza y agua, en una relación de 150 litros de material orgánico: 150 ccm Microorganismos-efectivos basico : 150 ccm melaza: 15 litros de agua. La masa mezclada se introduce en una bolsa de papel estable, se cierra bien y se introduce en una segunda bolsa de plástico estanco al aire.
Después de una semana (en las estaciones calurosas, tras 3 ó 4 días) el Bokashi estará listo y se puede conservar en un sitio fresco y seco, o, como el compost, incorporarse a la tierra. El compost de alta calidad se produce con 1/3 de Bokashi preparado y 2/3 de material orgánico: Coloque el alminar del compost y tápelo bien con follaje exterior claro.
Para la estimulación de la salud existe disponible de forma especial el refresco (denominado así por razones legales) antioxidante.
Mientras los productos se ofrecen a un precio generalmente económico, el antioxidante (que en el fondo es un medicamento) es probablemente el ?refresco? más caro del mundo: una botella cuesta en la actualidad 74 , quien lo quiera a un precio más tiene a su diponilidad un Probiotico a partir de la fermentacion con Microorganismos efectivos.....

www.gral.de/
?¬°La naturaleza en su
perfección de legítima creación
es el mejor regalo
que Dios dio a sus
criaturas! Sólo puede
aportar utilidad en tanto
no se deforme mediante alteraciones y
no se conduzca por caminos
erróneos??
ABD-RU-SHIN
.
Es el agua un elemento
..... "memorioso"

Oxido se transforma de nuevo en hierro. Los Microorganis
mos-efectivos descompone los compuestos químicos y los convierte de nuevo en simples estructuras moleculares que son menos peligrosos, asi menos peligrosos para nuestra salud.

Ediciones i publica el libro Microbiótica, nutrición simbiótica y microorganismos regeneradores. Una revolución para salvar la Tierra y el ser humano
Antioxidantes
Probiotico
Contacto
|
Impreso
|
Llegada
|
POWERED BY WebByClick 3.0
Geo Visitors Map