AGRICULTURA SOSTENIBLE Y LA IMPORTANTE FUNCION DE LOS MICROORGANISMOS EFECTIVOS

La agricultura sostenible como base para la supervivencia de los seres humanos ha de seguir estos cinco principios básicos:

1. La agricultura sostenible aumenta la producción de alimentos sanos y seguros sin utilizar fertilizantes ni pesticidas químicos.
2. La agricultura sostenible favorece los intereses tanto del consumidor como del productor
3. La agricultura sostenible se puede transformar de forma práctica y debería mejorar la productividad del suelo
4. La agricultura sostenible protege el medioambiente
5. La agricultura sostenible puede garantizar la nutrición saludable y segura de una población
mundial creciente.

Problemas con el medioambiente y el sector agrario

La agricultura de hoy se denomina industria agraria y protege la naturaleza. Así da la
sensación de que la agricultura desempeña un papel importante en la conservación de la
naturaleza. El sistema agrícola actual que utiliza pesticidas químicos, fertilizantes artificiales
y maquinaria pesada representa una de las principales amenazas contra la naturaleza.

La contaminación y destrucción del medioambiente provocadas por la agricultura actual son
aceptadas y consideradas un mal necesario. La contaminación causada por la utilización de
pesticidas químicos y fertilizantes artificiales no puede seguir justificándose. Estas sustancias
no sólo provocan la contaminación y destrucción del ecosistema en el suelo y el agua, sino
que también tienen otros efectos secundarios a través de la formación de sustancias
carcinógenas.

La industria ha de tomar consciencia también de su responsabilidad frente al medioambiente.
La industria no agraria ya parece haber comenzado a reaccionar ante la problemática de la
contaminación medioambiental gracias a la presión por parte de las autoridades, las
penalizaciones económicas y el desarrollo de tecnologías probadas.

El concepto básico para el tratamiento de los microorganismos en el suelo

Se producen bacterias anaerobias gram negativas útiles aunque la mayoría de las que se desarrolla en la naturaleza son perjudiciales. Lo contrario se puede afirmar de las gram positivas. Si los microorganismos celulares procariotas se transforman en el tipo sintético fermentativo, su desarrollo se transforma también en fermentativo sintético. La base de
este grupo comprende los dos tipos de bacterias gram positivas útiles.

El concepto básico para el tratamiento de los microorganismos del suelo A raíz de la utilización de fertilizantes artificiales, las sustancias fertilizantes orgánicas, como abono animal, residuos de las cosechas, desechos vegetales y frutas ya no se consideran fertilizantes efectivos. Los residuos de estos productos representan un problema secundario para el medioambiente los ríos y aguas de la superficie y subterráneas. Además causan otros efectos medioambientales ya que destruyen la capa de ozono, provocan el efecto invernadero y erosionan el suelo. Puesto que los fertilizantes artificiales contienen sales concentradas, que a la vez tienen el efecto de los ácidos, se lixivian los ácaros y el equilibrio de la flora del suelo entre microorganismo nocivos y útiles se ve seriamente perjudicado. La consecuencia es un suelo patógeno. Se puede afirmar que el 90% de todos los suelos agrícolas del mundo son patógenos.

El contenido de sales concentradas en la mayoría de fertilizantes artificiales es de entre un 20
y un 30%.

Microorganismo del suelo

Los microorganismos son seres vivos que reaccionan muy rápidamente ante los cambios en
sus condiciones de vida. La estructura y población de los microorganismos de las superficies
cultivadas del suelo no se puede comparar con las de los microorganismos de la flora de los
suelos no cultivados. Las actividades agrícolas como el tratamiento del suelo, la aplicación de
herbicidas, el riego, los monocultivos y la utilización de fertilizantes artificiales tienen una
gran influencia sobre las circunstancias vitales de los microorganismos del suelo.

La reproducción de los microorganismos libres en la naturaleza es diversa. Las bacterias
aerobias son transportadas simplemente por el aire; por el contrario las anaerobias tienen
grandes problemas para moverse y se reproducen bastante más despacio.

La mayoría de microorganismos útiles, que producen antioxidantes, están distribuidos de
forma irregular y constituyen una minoría.
Estos microorganismos útiles pueden, independientemente de su lugar de crecimiento,
ser dominados muy rápidamente por los microorganismos perjudiciales si no
intervenimos para evitarlo.

Para garantizar el éxito de la inoculación con microorganismos del suelo, debemos aplicar los
gérmenes de los microorganismos al suelo y ocuparnos de que las poblaciones crezcan gracias
a una buena nutrición orgánica. El efecto de la inoculación con microorganismos es comparable con la siembra, lo que significa en primer lugar un correcto tratamiento del suelo
y a continuación aplicar fertilizante a las plantas o siembra.

los microorganismos fijadores de nitrógeno que son de vital importancias para el crecimiento de las plantas. Las levaduras y los hongos son imprescindibles para una utilización efectiva de sustancias orgánicas.

Un crecimiento importante de los diferentes tipos de bacterias fotosintéticas es un factor clave
para la constucción de un ecosistema estable mediante microorganismos útiles, lo que se
desprende de los estudios realizados en los últimos años.

Los microorganismos anteriormente mencionados presentan la tendencia a contribuir en el proceso de composición ya que pueden dominar las circunstancias de todas las etapas de crecimiento. Normalmente estos microorganismos se utilizan como semillas. También los microorganismos que se cultivan por separado se mezclan sólo en el momento de su utilización. Las semillas de estos microorganismos se denominan “microorganismos efectivos ME” Los ME han de aplicarse según las dosis indicadas en la introducción.

El alimento para estos ME es material orgánico, como por ejemplo salvado de trigo, harina de
pescado y/u otro material orgánico fresco. Puede aplicarse al suelo con otros fertilizantes
como por ejemplo residuos de cultivos (relación 1000 kg/ha, lo que equivale a 10 dag/m2).
Mediante la aplicación de estos materiales la población de microorganismos de la superficie
en cuestión crece en gran medida. Este modo de proceder hace innecesaria la producción de
compuestos. El abono animal, los desechos de la cocina, los residuos de los cultivos y otro
material orgánico sólo podrán aplicarse al suelo junto con estos microorganismos. Si no se
diera este caso, este material orgánico fresco comenzaría a descomponerse lo que perjudicaría
a la vida en el suelo. El resultado de este modo de proceder es un crecimiento continuado del
rendimiento natural del suelo para conseguir cosechas increíbles. Los costes podrían verse
reducidos entre un 6 y un 50%.

El material orgánico nocivo descompuesto se transforma en sustancias efectivas a través de
microorganismos sintéticos, fermentativos y útiles.
Así mismo se determina que utilizando la misma cantidad de sustancia orgánica se pueden
obtener resultados muy diferentes en la cosecha dependiendo del tipo de los microorganismos en desintegración. Si el suelo en su totalidad acepta este carácter de composición, los ataques desaparecerán de forma natural. Como sustituto de los pesticidas químicos podemos utilizar una mezcla fermentada con microorganismos, compuesta por alcohol, ácidos orgánicos, miel y agua.

Conclusiones

En esta breve conclusión se describirá el papel de los microorganismos del suelo como
ejemplo de agricultura sostenible. El objetivo de utilizar estos microorganismos es producir de
alimentos sanos y seguros y alcanzar una relación de equilibrio entre la agricultura y el
medioambiente.
Queda claro que los microorganismos ofrecen múltiples posibilidades de aplicación. No sólo
se alcanzan resultados positivos en la agricultura, sino también en la economía, la pesca, la
medicina y la industria. Los microorganismos ofrecen a menudo la clave para la resolución de
arduos problemas.
Gracias a la utilización de microorganismos resulta posible de nuevo producir alimentos
sanos. Desde el punto de vista de la salud se ha de analizar lo antes posible los problemas
medioambientales. La aplicación de microorganismos hace posible un nuevo sistema agrario
en el que se aumenta la productividad y la calidad al tiempo que se reducen los costes. Este
tipo de agricultura basada en el ahorro de energía representa una posibilidad para alcanzar una agricultura sostenible. Una parte importante de la solución de los problemas
medioambientales depende de la forma de agricultura del futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *